Aunque la madera y el porcelanato suele ser el revestimiento más común en pisos, no es tan sorprendente encontrar algunas viviendas donde el material usado sea el cristal. Este material permite una luminosidad única, al  proyectar la luz  sobre la superficie, consiguiendo de este modo espacios mucho más claros, como si de un espejo se tratase. Capricho para algunos, desafío para otros, lo cierto es que la presencia de suelos de cristal en la vivienda es una tendencia más que acaba conquistando. Les mostramos algunas propuestas.

Suelos de cristal 1

La mayoría de las viviendas en las que se opta por el cristal como revestimiento para suelos son de varias alturas, lo que permite que las plantas estén en contacto visual. De este modo los espacios parecen tener mayores dimensiones, pues la luz natural se proyecta desde todos los ángulos, alcanzado los rincones de más difícil acceso.

Suelos de cristal 2
Suelos de cristal 3

La belleza de un material como el cristal no pasa desapercibida. Usado en su totalidad o como un complemento, el cristal supone un recurso decorativo más, novedoso y elegante. Numerosas firmas se han especializado en incorporar el vidrio a sus proyectos arquitectónicos, ofreciendo diseños que lo incorporan como un detalle o como protagonista indiscutible de los espacios, ya sean interiores o exteriores.